Quilino: Mauro Bisquerra, la piedra en el zapato del radicalismo

La excelente relación que mantiene con el senador Luis Juez y el diputado Rodrigo De Loredo lo transforman en una auténtica amenaza para los candidatos que se nombran en la UCR.

Política y Sociedad 10/04/2022

159_mauro-bisquerra-quilino.jpg

El armado político que pretende trazar la UCR de Quilino y Villa Quilino de cara a las complicadas elecciones 2023 que tiene que afrontar como oposición, tiene un obstáculo en el medio del camino, Mauro Bisquerra. 
 
El joven referente del PRO que también tuvo un paso deslucido por el kirchnerismo, es considerado dentro del partido centenario como una piedra que molesta y duele en el zapato. 
 
La excelente relación que mantiene con el senador Luis Juez y el diputado Rodrigo De Loredo gracias al trabajo que realizó para ese espacio en las elecciones legislativas 2021, lo transforman en una auténtica amenaza para los candidatos que se nombran como posibles alternativas en la UCR.
 
Si bien Bisquerra no es un adversario políticamente fuerte en la localidad, su suerte puede cambiar de un momento a otro si recibe la bendición del máximo referente de Juntos por Cambio en la provincia, el hombre de la coalición que mejor mide en las encuestas y le disputa cabeza a cabeza la gobernación a Martín Llaryora. 
 
Los que conviven en el rincón opositor no imaginan a Bisquerra encolumnado detrás de Ariel Rivero o Carolina Bustos, muchos menos después de las pobres cosechas de votos que vienen obteniendo desde 2015 a esta parte. 
 
Una de las ideas más firmes dentro de Juntos por el Cambio Ischilín es conformar la coalición en Quilino y Villa Quilino para impulsar una renovación dirigencial, si esto avanza el principal beneficiado sería Mauro Bisquerra o alguna nueva figura del radicalismo. 
 
INTENTO DE ARMADO 
 
Según un rumor político, días atrás hubo un intento de organizar una reunión para conformar la alianza pero el ensayo se desplomó cuando se supo que únicamente participarían los presidentes de circuito de la UCR de Quilino y Villa Quilino, Carolina Bustos y Cirilo Figueroa, y Mauro Bisquerra, en representación del PRO local. 
 
El dato político es que no había intención de sentar en la mesa al ex intendente Ariel Rivero, dado que en este período no es autoridad máxima del partido.
 
Finalmente el plan no avanzó y el proyecto volvió a foja cero, pero generó recelos dentro del radicalismo duro que respalda a Rivero.  
 
“La organizaron para que los presidentes de circuito firmen la confirmación de Juntos por el Cambio, lo curioso es que Rivero no fue convocado y se molestó mucho, por eso todo quedó en statu quo”, agregó esté afiliado. 
 
AFINIDAD 
 
Otros dos componentes que transfiguran a Bisquerra en una molestia inquietante dentro del arco opositor es la afinidad que conserva con las dos diputadas del norte; Adriana Ruarte (PRO) y Soledad Carrizo (UCR). 
 
“Con una (Ruarte) fiscalizaron las últimas elecciones para Juez y De Loredo y le garantizaron el triunfo en el Departamento Ischilín, y con la otra (Soledad) vienen trabajando desde hace años, esa ventaja no la tiene ningún otro candidato”, añadió este afiliado. 
 
Por otro lado y como ya ocurrió alguna vez, los pequeños sectores políticos y gremiales que no encuentran contención en otro espacio y que hasta ahora no esgrimen opinión sobre algún favorito, aguardan con ansias la definición del candidato o la candidata que va a representar a la disidencia.
 
Abogado Laboral Cordoba

Más de Política y Sociedad

Comentá esta nota