Golpe comando a colectivo que iba a Buenos Aires: policía preso por integrar una violenta banda de delincuentes

El sargento está acusado de participar en un golpe comando en un colectivo que iba desde Córdoba capital hacia Buenos Aires. Hay otro hombre detenido. Secuestraron dinero, chalecos y armas. ¿Hay uniformados prófugos?

Policiales 18/09/2019

0_colectivo-robo.jpg

Un asalto comando contra un contingente que viajaba en colectivo desde Córdoba hacia Buenos Aires derivó en una persecución seguida de tiroteo. El trabajo de las patrullas permitió recuperar parte del dinero robado y trajo dos novedades que causaron alarma: por un lado, se incautaron chalecos antibalas de la Policía; por el otro, uno de los dos detenidos es un sargento de la misma fuerza de seguridad provincial.
 
Todo sucedió anoche a la salida de la ciudad de Córdoba por la avenida Sabattini. No se descarta que en las próximas horas puedan ser detenidos más policías.
 
La banda está sospechada de estar detrás de otros golpes comandos ocurridos en los últimos tiempos en la ciudad de Córdoba, donde actuaron delincuentes que portan chalecos y uniformes.
 
Respecto al golpe de ayer, y pese al tiroteo registrado, no hubo que lamentar personas heridas, confirmaron fuentes oficiales a La Voz.
 
Falso operativo
 
El golpe se inició como suelen ocurrir estos casos: con un falso operativo policial callejero.
 
Todo se produjo en horas de la noche cuando una banda de delincuentes que se movilizaba, al menos, en una camioneta Toyota Hilux interceptó un colectivo en la avenida Sabattini, en inmediaciones del Arco de Córdoba.
Al menos cuatro individuos de civil, con chalecos y uniformes y hasta gorras policiales, abordaron la unidad y se hicieron pasar como uniformados que hacían un control de rutina.
 
Fue entonces que, con la situación controlada, extrajeron armas de fuego y redujeron a todo el pasaje, incluso al chofer. Hubo violencia y amenazas, pero no heridos.
 
La banda se apoderó de al menos cuatro millones de pesos, celulares y distintas pertenencias.
 
 
El ataque delictivo se extendió por algunos minutos, tras lo cual la banda decidió fugarse.
 
Una versión señala que los ladrones se movilizaban en otro automóvil de apoyo.
 
Persecución y tiros
 
Alertada la Policía sobre el asalto, se montó un amplio operativo que se fue extendiendo con el paso de los minutos.
 
Así fue que unas patrullas se toparon con la 4x4 sospechosa y se produjo una persecución en la que hubo un intercambio de disparos. El rodado fue abandonado.
 
Finalmente, los uniformados lograron detener a dos sospechosos armados. Otros más lograron escapar corriendo en dirección hacia una villa próxima, a la vera de la ruta nacional 9.
 
Grande fue la sorpresa de los uniformados (y de sus jefes que oían todo por la frecuencia de radio) cuando se confirmó la peor de las sospechas: uno de los detenidos era un policía provincial.
 
Se trata de un sargento que se encontraba en tareas no operativas (sin arma) por una denuncia de violencia familiar.
 
El uniformado dijo llamarse Luis Maximiliano Fuentes.
 
En el marco de la persecución, un policía halló un control de la alarma de un auto tirado en el piso. Al activarlo, sonó la alarma de un rodado frente a una casa.
 
Los uniformados ingresaron al domicilio (no está claro si había moradores) y hallaron unos bolsos con unos tres millones de pesos.
 
Además, incautaron: dos chalecos (uno de la Policía de Córdoba y otro de la Federal), una gorra policial, una pistola y un revólver. Además, se halló una peluca.
 
Durante toda la noche, el operativo policial prosiguió.
 
“Creemos que es la misma banda que cometió otros asaltos similares”, sostuvo el secretario de Seguridad provincial, Alejandro Mosquera. “Que un policía haya sido detenido por la propia Policía demuestra que no nos tiembla el pulso”, indicó el funcionario.
 
 
Abogado Laboral Cordoba

Más de Policiales

Comentá esta nota